Duerme con la seguridad de que tu familia está protegida

Marta 25 febrero 2015 0

Seguro-de-decesos1-300x190

Aunque nunca gusta plantearse la contratación de un seguro de decesos, alguna vez debemos comenzar a pensarlo, más aun si tenemos familia de la que preocuparnos.

¿Qué es lo que debemos pedirle a un buen seguro de decesos?

Lo principal es que estén cubiertos los principales riesgos y problemas con los que podemos encontrarnos a diario, tanto uno mismo, como su familia. Por ello, un buen seguro debe darnos una asistencia personalizada durante todo el periodo en el que lo necesitemos. Un trato cercano y empático puede ayudar a que los momentos más difíciles sean más llevaderos.

Algo básico en los momentos más duros para la familia es tener un buen asesoramiento legal y del servicio de abogados de familia, para poder llevar todo el papeleo necesario. También es importante tener la posibilidad de aprovechar el servicio de tele-asistencia domiciliaria a disposición de las familias.

En los momentos actuales, también es bastante importante que tengamos flexibilidad a la hora de aportar la prima, ya que podemos sufrir épocas de inestabilidad económica que no deben influir en el mantenimiento de nuestro producto.

El producto, además de ofrecernos la posibilidad de obtener una prima mixta o nivelada, debe cubrir los gastos de asistencia en traslado y la asistencia en viaje, tanto nacional, como internacionalmente.

Para finalizar con nuestras peticiones, es importante que exista un importe garantizado que llegue a cobrar la familia en caso de accidente que provoque la muerte o invalidez.

A estas peticiones “básicas” que debemos exigir, también podemos sumarle otras coberturas especiales dependiendo de nuestras necesidades. Estas garantías podrían ser:

  • Subsidio diario en caso de intervención quirúrgica (muy recomendable en el caso de autónomos)
  • Posibilidad de gozar de atención médica telefónica.
  • Asistencia para residentes, tanto dentro de la Unión Europea, como en todo el mundo, dependiendo de cada caso particular.

En algún momento de la vida debemos comenzar a plantearnos este tipo de ocasiones, ¿no crees?